Bienvenidos a JurisPedia, wiki jurídico universitario. Se les invita a crear una cuenta y a contribuir, añadiendo un nuevo artículo o modificando éste. Los lectores y contribuidores no deben olvidar consultar las advertencias jurídicas.
Estamos buscando Facultades de Derecho que puedan estar interesadas en colaborar con es.jurispedia.org (@)

La Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal y su obsolescencia (es)

De Jurispedia, el derecho compartido
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo es un esbozo en derecho español, tú puedes ayudar a JurisPedia al expandirlos, o utilizar el Buscador...

Buscar en derecho español Es flag.png
Google Custom Search

España > Derecho concursal > Administración concursal
Es flag.png
[[Esta es una página dedicada a la Institución del Administrador Concursal (antes Judicial)

Aquí teneis un articulo escrito por Don Pedro Castelo Marin, Administrador Judicial (www.pecama.org). Saludos. Jordi Sandalinas. Abogado]]

LA LEY 22 / 2003 DE 9 DE JULIO1 CONCURSAL Y SU OBSOLESCENCIA



Crítica al articulado de esta Lev y comentarios sobre su INEFICACIA



Esta Ley que comenzó su vigencia efectiva el uno de Septiembre deI 2004,

se distingue por haber naddo mal gestada, fuera de su el tiempo, por su

gran obsolescencia y por su distanciamiento europeo, que trataremos de

demostrar en esta breve críticas



Ya estábamos avergonzados de afrontar las insolvencias con Leyes

vetustas, como las de Suspensión de Pagos de 26 de julio de 1922 el

Código de ComerIo “nuevo “de 1885 y parcialmente el de 1829 se

promulga una Ley que se aparta de las condiciones necesarias funcional y

jurídicamente para posibilitar el reflotamiento de las empresas, además

de estar totalmente desfasada con las actuales, que el conjunto de las

naciones y estados europeos, occidentales y anglosajones, tienen en

común, para el sUPUeStO de las empresas presuntamente insolventes.



De forma intermitente en el tiempo, venerables juristas han denunciado

en los medios, las anacrónicas herramientas concursales con las que se

afrontaban las insolvencias mercantiles o fabriles, en suma la actividad

productiva.La duración de estos medios jurídicos, es consecuencia de su

gran valía en el momento de su promulgación, prudentes en sus postu-

lados y ágiles en su aplicación. Pero el tiempo las fue convirtiendo en

instrumentos anacrónicos, de ahí las críticas de los venerables referidos.

Como se define en LA EXPOSICIÓN DE MOTiVOS. Titulo 1 de la Ley

Concursal hoy vigente.



El año 1999, fue pródigo en declaraciones y sucesos que cuestionaban de

distinta forma la adecuación de la legislación concursal a los problemas

que esta ley debería resolver, así el 15 de junio el Presidente del T.S.J.C

declara en entrevista a La Vanguardia que “La Justicia, hoy no goza de

buena imagen ciudadana “haciendo una valoración de la justicia en el

territorio de España, sin hacer mención a la diferencia existente con la de

los demás países de Europa y occidentales. El 27 de julio, LV “Fomento

envía al Gobierno una propuesta de ley para las suspensiones de pagos”

Al ser los empresarios los afectados directos de las normas y procedimien-

tos entonces existentes, aluden en su propuesta, a la “viabilidad” la



intervención del “ experto “ y la unificación de todo el cuerpo

legislativo en materia concursal, están definiendo la legislación vigente en

Europa y en gran parte del mundo occidental pero no la conocen. El 30 de

septiembre L.V publica unas declaraciones del presidente de los

abogados españoles, criticando ácida mente al sistema judicial en sus

diferentes ámbitos, medios, tribunales y protagonistas, sin mencionar el

desfase con Europa,rofl el sugestivo titular “Toque a la justicia”



Es en esa época cuando La Audiencia Nacional decreta la intervención

progresiva de lo~ bienes de distintos imputados o condenados, empleando

la técnica jurídica de nuestros socios europeos: la Intervención Judicial.

Son los casos de los bienes de Mario Conde, Jesús Gil y Gil por el club de

futbol Atlético de Madrid, del narcotraficante Oubiña, del diario Egin y sus

numerosas filiales etc, etc, Todos estos asuntos son resueltos por los

~expertos Administradores Judiciales, manteniendo la actividad,

saneando las cutntas, conservando el patrimonio, y dejando las empresas

y los bienes administrados en perfecto estado de revista.



Una de las intervenciones más cercanas a este resumen de la ausencia de

referentes internacionales en nuestros códigos y leyes anacrónicos pero

benevolentes, fue la entrevista que en La Vanguardia le realizó el veterano

y experto González Ledesma al Catedrático de Derecho Mercantil Don

Rafael Jiménez cte Parga, el cual en una extensa exposición desvela datos

de la composición de la nueva Ley Concursal, con algunos comentarios

como estos “ Existe un anteproyecto que esta muy conectado con la

actual realidad europea, puesto que se basa fundamentalmente en

anteriores leyes alemanas) italianas y francesas. Las normas españolas

están tan desfasadas que se caen de viejas” “Lo fundamental es que se

va a un principio de unidad de las diferentes normas ahora dispersas”

Aunque el artículo es de gran extensión y variedad expositiva, parece que

estas dos afirmaciones son antagónicas, viejas leyes extranjeras con

viejas leyes dispersarespaliolas, son conceptos intemporales y caducos.



Donde encontraynos una tímida simbiosis entre la legislación en Europa y

la anacrónica española es en el Decreto- Ley de 18/ 1969. Sobre

Administración Judicial en casos de embargo de empresas. Con esta Ley se




crea la esperanza de que los asuntos de la empresa serán abordados por

personas “que reunarr acreditada idoneidad en actividades empresariales”



En las muchas alusiones en el tiempo dirigidas contra las vetustas leyes

concursales, se decía que estas leyes eran la causa de que hubiera tantas

Suspensiones de Pagos que terminaban en Liquidación. Con la actual Ley

Concursal se está escuchando lo mismo desde los primeros días de su

promulgación y ~igue empeorando, ya que las empresas que acuden

a~túalmente al Concurso, en un 95% se liquidan por muchos más factores

que los de aqueUas ancianas leyes.



También en La Ley de procedimiento Laboral R-D 521/ 1P990 de 27 de abril

se armoniza la sçlución de los conflictos designando a la persona

adecuada y se regula con rríoderrfldad aceptable todo el proceso.



U aplicación de I,a Ley por personas supuestamente adecuadas, lleva

consiga la acción punible en caso de defraudar en su gestión a quienes

confi~ron dé grado o por fuerza en ella, también si la Ley es inútil debe ser

sustituida por otra mas adecuada al momento de su promulgación y

renovada cíclica rjente de acuerdo con los avance de los tiempos.



En el principio de la implantación de esta Ley, los magistrados y actores

judidiale~ que se propusieron por designación y con mucha buena fe a

arropar a los jueces de los estrenados juzgados mercantiles en su inicial

sing~adura, llegaron pronto a la conclusión de que prácticamente todas las

concursadas iban deruchasa la liquidación.



El día que la citaçla Leyfue presentada en Barcelona por cuatro magistra-

dos, entre otras incómodas consultas de los asistentes, unos empresarios

se pusieron en pIe con 1a5 muñecas esposadas cordialmente para expresar

lo que preveían que ibara representarles aquel cuerpo jurídico.



En plena crisis irtternacional y con tantas empresas cayendo fulminadas

por a desvergüenza de tantos agentes de la City con la connivencia de

banqueros y financieros de todo el mundo, comprando humo con créditos

que ni se pueden amortizar ni los banqueros corruptos quieren denunciar,

al ser muchos de ellQs, colaboradores necesarios de estos delitos y por

tanto coautores del desastre financiero contaminante a nivel mundial, se




impone la adopción para el reflotamiento de las empresas viables, las

mismas leyes que están vigentes en todos los países de nuestra esfera.



Las leyes para el Reflotamiento ola Liquidación de las empresas, tienen

una antigüedad de unos cien años y son muy similares tanto en Europa

comó en EE. UU o Hong Kong, Australia, Francia o El Reino Unido en su

totalidad, actualizadas cada seis u ocho años, para aclecuarlas al ritmo del

desarrollo tecnotógico, sirven igual en cada país por la sencilla razón de

~“ ‘“ ~i1se una empresa en crisis tiene los mismos síntomas en cualquier parte

del primer mundo y la labor será la de que los agentes implicados

acuerden relanzar la empresa ( Encarrilarla dicen los franceses ) y

restablecer su vi~hiIidad o su liquidación.



Es lamentable que España no tenga la misma legislación para el

iuncionaniiento de los juzgados mercantiles que nuestros socios europeos

y dé ultramar~ Tan,tríéresuna cuestión de prestigio estar homologados.



Existe una gran diferencia en el proceso, entre el procedimiento norte -

americano que primordialmente busca la devolución del capital a los

accionistas (capitalismo puro y duro ) y el europeo ( humanista ) que

prioriza la supervrvertcíade laempresa en primer lugar como sosteni-

miento de los pqestos de trabajo, en segundo lugar los salarios adeudados

a los trabajadores, los débitos a los proveedores y por supuesto en

capítulo a parte a los Bancos. Es en este trance en el que la banca es

esencial, también para la banca es bueno el reflotamiento de las

empresas, pero para afrontar las presuntas insolvencias, acuden a las

mismas soluciones Los~ expertos Administradores Judiciales.



Voces actuales, transcurridos cuatro años de vigencia de tan nefasta

expériencia, claman por Las indigeribles normas que rigen el desarrollo de

la actual Ley Coricursal que, repetimos, envían al 95 % de las empresas

concursadas a la Uquíctación.



Las responsabilidades de los anteriores administradores y las de los

administradores concursales, son tan rígidas y punibles que imponen

mayoritariamente la liquidación masiva de las empresas al Concurso.






También la Ley exige del juez instructor una serie de decisiones insólitas e

incongruentes, no es labor de los jueces tomar decisiones que no están en

el cornetidojuríciico de su competencia, el recurrente dicho de que los

jueces actuarán en función de “ hechos1 pruebas y testigos “tiene ahora

una versión excepcional, con esta Ley deben decidir entre otras razones

silos convenios que se presentan son aceptables y se corresponden a la

viabilidad, el buen funcionamiento y la rentabilidad de la empresa

concursada para su reflotamiento o en caso contrario, desestimar el

Convenio. La prueba de convicción, la deben aportar los mismos Jueces.



Los contratos de los ejecutivos están desde el mismo momento de la

presentación a concurso, literalmente en el aire, como si se pudiera

presciñdir en el momento de la mayor crisis de la empresa, de su total e

interesada contribución en el reflota miento; silos mejores se van por la

disminución de su retrtbuciúrr, queda la concursada mas desprotegida.



Pero también existe una fatal incongruencia al designar” por ley “ a tres

administradores concursales que deberán reconducir con un método anti

empresa, el deseado ref lota miento de la misma Acaso alguien cree que

en una empresa en crisis, tres administradores concursales recién llegados

y procedentes de distintos ámbitos propios y necesariamente prioritarios,

podrán tomar infinidad de decisiones diarias con idénticos criterios

instantáneos, ante las reclamaciones de los trabajadores, proveedores,

sindicatos, clientes, bancos e instituciones1 contando además con lo

expuesto anteriormente y salir airosos en el intento. En consecuencia la

liquidación de la empresa esta cantada.



Los encargados de gestionar las insolvencias en los países asociados, son

expertos con mas de cinco años de actividad jurídico-empresarial y toman

las medidas que son pertinentes en cada momento, sin mas limitaciones

que su compromiso y responsabilidad, estando asistidos por una

legislación y organismos adecuados a las circunstancias que actualmente

necesitan las empresas y con unos métodos idóneos para los próximos

seis u ocho años.



Es un error pretender que el relanzamiento de una empresa concursada,

resuelva su situación de insolvencia provisional, con créditos financieros,




porque éstos no se conceden en estas condiciones. La solución afecta

indiscutiblemente a todos los agentes históricos relacionados con la

empresa, o sea: La propiedad, los trabajadores, proveedores, clientes y

las Instituciones. Estos son los que darán con su apoyo y concurso

proporcional, el i,mpulso para la continuidad de la empresa y generarán la

confianza en los medios financieros, que en este escenario sí colaborarán

ene! normai tráfico delarnercantil concursada (Práctica de losA.J.)

0? (1 1 Li &ipervisióh de las actuaciones de los Administradores Judiciales en la

Pieza separada de la Administración judicial, viene dada por los informes

que, desde su nombramiento y primer día de su actuación, confecciona

semanal, quincenal o mensualmente el AJ. y presenta en el Juzgado

~lnstructor, así el Juez sigue los progresos que se van sucediendo, pero

tanto o mas efectivo es el seguimiento que efectúan los interesados

desposeídos del control de su patrimonio, así como los afectados agentes

históricos, que irnpugnarán las decisiones de la administración judicial y el

Juez Instructor resolverá. Método más realista) directo, económico y

eficaz, que el qqe deben realizar según la Ley Concursal, los

Administradores carTcursaFes.



N~o entramos a valorar las medidas cautelares necesarias y los aspectos

Iritrínsecanienté jurídicos, que toda Ley debe establecer para que esta sea

cumplida’ debidamente, pues lo que pretendemos, es demostrar que

cuando una empresa se 8 para “lo imprescindible y perentorio, es que se

vuelva a activar inmediatamente. Así, si un ser humano sufre un infarto

severo, lo más urgente será establecer sus constantes vitales y enseguida

diagnosticar su enfermedad. De igual modo, la empresa deberá funcionar

rápidamente otra vez y se podrá diagnosticar su grado de viabilidad.

Mientras, se irárk generando los recursos imprescindibles para que no

haya deterioro del patrimonio y se confeccione el verdadero Pian de

Viabilidad de la mano de un experto, auxiliado por sus colaboradores.



En caso contrario, el patrimonio se deteriorará y se evaporará tanto más

ápidamente, cuanto más se tarde en la reactivación del funcionamiento de la empresa y los nuevos débitos acrecentarán Los afectados de la masa

de acreedores presentada al Concurso y aunque de distinta calificación, el

caso será que en vez de sanear la concursada, esta perderá su dinámica



presencia en el mercado y Pa confianza de todos los agentes históricos que

Is condicionan, espedalmente los financieros y comerciales.



En cuanto al alej?miento de nuestra Ley Concursal de la de nuestros socios

europeos y aunque este documento desea incidir básicamente en la forma

de relanzar y activar la empresa concursada. Sin que suponga homologar

las acciones para el relanzamiento empresarial) no ignoramos lo que

queda expuesto en LA EXPOSICION DE MOTIVOS, de la edición de Editorial

Bosch. SA capítulo Xl que literalmente dice: “ Especial atención dedica la

Ity a las cuestiones que plantea el concurso con elemento extranjero,

tenómeno carente de adecuada regulación en el derecho anterior y cada

vez más trecuene en una economía globalizada.”



La ley contiene unas normas de derecho internacional privado sobre esta

materia, que sigijen, con las convenientes adaptaciones, el modelo del

Reglamento (CE) número 1346/2000, sobre procedimientos de

insolvencia. Así s,e facilita la aplicación de ambos textos en el ámbito

~ntracomunitario y se ajusta el mismo modelo normativo a la regulación

de otras relacioftes jurídicas que estén fuera de este ámbito. En este

sen$do, la nueva regulación se inspira también en la Ley Modelo de la

Comisión de LAS NAcIONES UNIDAS PARA EL DEREcHO MERCANTIL INTERNACIONAL

(CN U DM1 UN CITRÁL) SOBRE INSOLVENCIA TRANSFRONTERIZA, RECOMENDADA POR LA

ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN SU RESOLUCIÓN

s2/158, DE 15 DE DIC1EMBRE M DE 1997.




LA COMPETENCIA INTERNACIONAL PARA DECLARAR Y TRAMITAR EL CONCURSO SE BASA EN



EL LUGAR DE SITUACIÓN DEL CENTRO DE LOS INTERESES PRINCIPALES DEL DEUDOR,



TENIENDO EL CRÁCTER DE — PRINCIPAL EL CONCURSO QUE SE DECLARE SOBRE ESA BASE?



SIN PERJUICIO DE QUE PUEDAN ABRIRSE OTROS CONCURSOS—TERRITORIALES— EN



AQUELLOS EStADOS ‘EN LOS QUE EL DEUDOR TENGA ESTABLECIMIENTOS.




Sr REGULAN LAS RELACIONES ENTRE PROCEDIMIENTO PRINCIPALYTERRITORIAL Y SUS

iLLsPEaIvos EFECT9S, EJ. 1ffCONOCIMIENTO EN ESPAÑA DE LOS ABIERTOS EN EL



EXTRANJERO Y DE SUS ADMINISTRADORES O REPRESENTANTES, CON EL FiN DE ESTABLECER



LA MFJOR COORDINACIÓN ENTRE ELLOS, EN BENEFICIO DE LA SEGURIDAD JURÍDICA Y DE LA



EFICIENCIA ECONÓMICA EN EL TRATAMIENTO DE ESTOS FENÓMENOSI LO QUE CONSTITUYE







UNA DE LAS MATERIJØS EN LAS QUE CON MAYOR RELIEVE SE PONE DE MANIFIESTO LA

MODERNIZACIÓN INTRODUCIDA POR LA REFORMA CONCURSAL”




EL TEXTO PRECEDENTE ES UNA MUESTRA CLARA DE QUE NO SE PUEDE ACTUAR DE ESPALDAS



A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL, ESPAÑA FÁCTICAMEN’rr OCTAVA POTENCIA ECONÓMICA



DEL MUNDO, NO PUEDE SUSRAERSE A ESTA REALIDAD, PERO ES EN LA EFICAÓA EN REFLOTAR



LAS EMPRESAS EN CRISIS CUANDO ESTAREMOS PRESENTES DE PLENO DERECHO EN EL



CONJUNTO DE LAS FiACIONES AVANZADAS, TENIENDO EN CUENTA QUE Si LA EMPRESA



DESAPARECE, ESTA LEY SE CONVIERTE, EN EL MEJOR DE LOS CASOS EN UN CÓDIGO



DISCIPLINARIO, SOLUCIÓN ANCESTRAL, PERO INÚTIL PARA LOS INTERESES ECONÓMICOS. EN



LA ACTUAL CRISIS INTERNACIUrÍAL, LCQIWSEHA EFECTUADO MASIVAMENTE HA SIDO EL



RESCATE Y APOYO A LAS GRANDES EMPRESAS FINANCIERAS, ANTES QUE DEPURAR SUS



T{ESPONSAB1UIJADES, QUE DEBERÁ LLEGAR EN EL MOMENTO OPORTUNO.




PEDRO CASTELO MARIN




ADMINISTRADOR JUDICIAL


Véase también

Herramientas personales
JurisPedia semántica