Bienvenidos a JurisPedia, wiki jurídico universitario. Se les invita a crear una cuenta y a contribuir, añadiendo un nuevo artículo o modificando éste. Los lectores y contribuidores no deben olvidar consultar las advertencias jurídicas.
Estamos buscando Facultades de Derecho que puedan estar interesadas en colaborar con es.jurispedia.org (@)

Acto de Comercio (cl)

De Jurispedia, el derecho compartido
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo es un esbozo en derecho chileno, tú puedes ayudar a JurisPedia al expandirlos, o utilizar el Buscador...
Buscar en derecho chileno Cl flag.png
Google Custom Search

Chile > Derecho privado > Derecho Comercial 
Cl flag.png

El acto de comercio es la espina dorsal del Derecho Comercial, por cuanto define los límites de su aplicación, de modo que el estudio del Derecho Mercantil se refiere a éstos y a las formas de organización que se adquieren para su ejercicio.


Contenido

Definición doctrinaria

Acto de Comercio es un acto de intermediación realizado con ánimo de lucro, que propende a la circulación de la riqueza. De esto se desprende que el acto de comercio tiene tres elementos: el elemento material, compuesto por el cambio, es decir, la sustitución de una cosa por otra que hacen las partes, gravándose una en favor de la otra, es decir, onerosamente; el elemento subjetivo, compuesto por el ánimo de lucro o ganancia, que corresponde al mayor valor que adquiere el bien o servicio en manos de quien lo adquiere; y el elemento económico, compuesto por la intermediación, que da origen a la circulación de la riqueza. No es necesario, en cambio, que el acto sea jurídico, puesto que hay actos realizados por empresas que no tienen ese carácter y sin embargo son actos de comercio.

Criterios de definición de la mercantilidad de un acto

Para definir un acto de comercio, se han seguido dos criterios principales: uno subjetivo y uno objetivo. El criterio subjetivo hacer referencia a la calidad de comerciante para determinar un acto como mercantil. Este criterio está ligado a la idea de un derecho profesional de los comerciantes, que es rama especial del Derecho Privado. Su desarrollo se vincula a los albores del comercio moderno, en la Edad Media, y ha sido adoptado por códigos modernos como el de Alemania. El criterio objetivo está vinculado a la idea de que es el acto en sí mismo el que es mercantil, y que será comerciante quien realice estos actos, haciendo de ellos su profesión habitual. Su desarrollo se vincula a la idea de igualdad de la Revolución Francesa, que suprimió las diferencias entre clase, pudiendo cualquiera desarrollar la profesión de comerciante. Este criterio ha sido el adoptado por el Código Francés, y el Código Chileno, si bien se discute en este último país esta situación. Otras posiciones han sido asumidas, y se dice que el acto de comercio se vincula al tráfico en masa, o que el acto de comercio es el acto de la empresa y del empresario.

Modos de determinación de un acto mercantil en el Derecho Mercantil Chileno

Son esencialmente tres: la enumeración del acto en la ley, dado el carácter objetivo de la legislación mercantil nacional; la accesoriedad del acto a algún acto de comercio; y el criterio de diferenciación de los actos debido a la persona que los ejecuta, o teoría de los actos mixtos.

Enumeración en la Ley

La ley mercantil enumera los actos que deben ser ejercidos por la persona natural o jurídica en forma habitual para que ésta sea comerciante en el artículo 3º del Código de Comercio. Contiene veinte numerales, los que pueden ser clasificados atendiendo a la objetividad o subjetividad de la persona que los realiza; al medio en que se realizan (terrestres, marítimos y aéreos).

Se ha discutido en doctrina si el artículo 3º del Código de Comercio es taxativo en su enumeración, cosa que no está resuelta, habiendo bastante jurisprudencia sobre ese punto, aunque la reforma que incorporó el negocio inmobiliario parece haber dado un argumento de peso a favor de la taxatividad.

Teoría de lo Accesorio

De acuerdo al propio artículo 1º del Código de Comercio, las obligaciones que contraen personas no comerciantes para garantizar una obligación mercantil son reputadas comerciales. Esto ha generado la llamada teoría de lo accesorio, que más bien es la aplicación del aforismo de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. Este criterio permite tanto la expansión de la aplicación del derecho mercantil a ámbitos en los que su aplicación no es natural, dado que se trata de complementos a actividades mercantiles, como la restricción de su aplicación, dejándose de aplicar en ámbitos dado que complementan actividades de carácter civil.

La teoría de lo accesorio no es, sin embargo, aplicable en todos los casos. La restricción está dada por dos grupos de casos, uno que es siempre de carácter comercial y otro que es siempre de carácter civil. Será siempre de carácter comercial la suscripción de un título de crédito representantivo de dinero, enumerados por el numeral 10º del artículo 3º del Código de Comercio, esto es, la letra de cambio, pagaré y cheque, además de todas las actividades realizadas dentro del giro de una Sociedad Anónima. En el grupo de casos que se excluyen a la teoría de lo accesorio por ser siempre civiles tenemos los actos relativos a bienes raíces, si bien esto último se discute. De todos modos, es siempre conveniente mirar cuál es la ley que se aplica en el caso particular, y ante la duda, dada la supletoriedad del Derecho Civil, aplicar éste.

Teoría de los actos mixtos

Esta teoría se desprende de la letra del artículo 3º del Código de Comercio, al establecer en su inciso primero que son actos de comercio, sea para ambos contratantes, o para uno de ellos, los actos enumerados en él. Por tanto, podría caber la posibilidad que algún acto enumerado en este artículo no fuese mercantil para uno de los contratantes, siendo para el otro comercial, por lo que la referencia debe situarse en la habitualidad y el lucro. La importancia de esto radica en el distinto estatuto que se aplicará a los contratantes, aplicándose la ley del obligado en lo tocante a la exigibilidad y prueba.

Importancia de la determinación de la mercantilidad del acto

La importancia de determinar un acto como mercantil radica en seis puntos: La legislación de fondo aplicable, el tribunal competente para conocer del negocio, las reglas que rigen la prueba, las disposiciones relativas a la quiebra, la aplicación de la costumbre mercantil, la determinación del comerciante y las reglas que rigen al comerciante.

Legislación de Fondo aplicable

Si bien la mayor parte de los contratos regulados por el Derecho Mercantil encuentran su única regulación en el Código de Comercio, es también cierto que hay contratos doblemente regulados, como el mandato y la compraventa. En todo caso, siempre conviene aplicar en caso de duda la ley supletoria, es decir, la ley civil.

Tribunal competente

Si bien siempre incluida en la doctrina como importancia de la determinación de la mercantilidad de un acto, este acápite es superfluo, puesto que no existen los tribunales de comercio en Chile. Las causas de comercio son siempre conocidas por los jueces de letras en lo civil, aun cuando su cuantía no supere las 10 unidades tributarias mensuales.

Reglas que rigen la prueba

Prueba Testimonial

Este punto es de importancia en cuanto en materias civiles la prueba testimonial encuentra una importante limitación por cuanto de los artículos 1708 y 1709 del Código Civil se desprende que los contratos que contengan la entrega o promesa de una cosa que valga más de dos unidades tributarias mensuales no puede ser probada por testigos, debiendo haber sido consignada por escrito. La ley mercantil, en cambio, permite la prueba de las obligaciones, cualquiera sea su monto, por prueba testimonial, de acuerdo al artículo 128 del Código del ramo.

No se admite la prueba testimonial sin embargo, en cuanto la ley exija por vía de solemnidad escritura pública, de acuerdo al propio artículo 128 del Código de Comercio, excluyéndose además las situaciones en que la propia ley excluya la prueba testimonial. Es de opinión de algunos autores que se excluye además la prueba testimonial en cuanto se exija por vía de solemnidad un instrumento privado.

Prueba de Instrumentos Privados

A diferencia de lo que acontece en el ámbito civil, donde las anotaciones domésticas, mandadas tener por reconocidas cuentan como escritura pública únicamente en contra de quien las haya practicado, los libros de contabilidad llevados por un comerciante pueden tener valor probatorio en favor de quien los lleva, siempre que se trate de una causa de comercio, es decir que se haya originado por un acto de comercio, que las partes sean comerciantes, y que los libros sean levados en conformidad a la ley. Esta prueba no admite otra en contra del comerciante que los lleva, y es indivisible.

Fecha del instrumento privado

El artículo 1703 del Código Civil establece los momentos en que el instrumento privado hace plean fe respecto de terceros; en materia comercial, junto con todos los supuestos de ese artículo, se añade que las escrituras privadas hacen fe respecto de terceros cuando guarden uniformidad con los libros de los comerciantes, según el artículo 127 del Código de Comercio.

Aplicación de la normativa de quiebras

La normativa de quiebras mercantil es mucho más estricta que la civil, dado que el derecho mercantil se basa en la confianza de los individuos para permitir la circulación de la riqueza. Por tanto, el bien jurídico protegido es el crédito público.

La relevancia está dad por el concepto de deudor calificado, que puede tener su fuente en la actividad mercantil, minera o agrícola del deudor; de no pertenecer a esas actividades, la ley le otorga el carácter de deudor no calificado. El deudor calificado al cesar en el pago de una obligación mercantil, está expuesto a la solicitud de quiebra por parte de sus acreedores, aun cuando el crédito no sea exigible, debiendo declararse él mismo en quiebra antes de que transcurran quince días contados desde el cese del pago de la obligación mercantil, so pena de incurrir en el delito de quiebra culpable o fraudulenta.

Aplicación de la costumbre mercantil

La costumbre mercantil se aplica en forma mucho más amplia que la costumbre civil, puesto que recibe aplicación en silencio de la ley, cuando los hechos que la conforman son uniformes, públicos, generales y reiterados. Su prueba, sin embargo, está más limitada que en materia civil, puesto que debe probarse, cuando al juez que conoce del negocio no le conste la existencia de la costumbre, por vía de dos sentencias anteriores a los hechos que motivan el juicio, o tres escrituras públicas que cumplan con el mismo requisito. Se acepta además el informe de peritos cuando los actos sean de los denominados marítimos. Las sentencias pueden ser emanadas de tribunales ordinarios, especiales o arbitrales.

Está demás decirlo, pero la costumbre mercantil no recibe aplicación en contra de la ley.

Definición de la persona del comerciante y de sus obligaciones

Artículo Principal: Comerciante

La realización en forma habitual de actos de comercio, con ánimo de hacer de ellos profesión habitual convierte a una persona en comerciante, de acuerdo al artículo 7º del Código de Comercio. Junto con ello se generan obligaciones específicas por parte del comerciante.


Véase también

Herramientas personales
JurisPedia semántica